Liderar con Valor

 

Por: Carolina Vargas, consultora de Mejor Versión

 
Desarrollar líderes comprometidos y que generen valor en las organizaciones es el principal desafío de hoy.
La inestabilidad laboral, sumada con pobres remuneraciones y climas organizacionales impositivos no permiten el crecimiento de líderes inspiradores.
Es una realidad que el mundo organizacional cambio. Hoy en día encontrar empresas con índices de rotación bajos es casi una utopía. Hallar empleados apasionados, dedicados y responsables es cada vez más un desafío de las organizaciones y su costo cada vez es mayor.
La solución, mirar adentro y cambiar. Aprender de los empleados, escucharlos, entenderlos y darles oportunidades de crecimiento no sólo a nivel salarial sino a nivel emocional, personal y laboral.
¿Cómo llegar a eso? Entendiendo cuáles son los valores de la organización pero no sólo aquellos que están escritos en un papel, sino esos valores que han sido heredados por generaciones e influyen en las relaciones y la reputación de la empresa y transmitirlos diariamente a través del ejemplo.
Entender que no es negociable y que comportamientos ya son viciosos y no generan valor y tomar acción.

Darle mayor importancia a las relaciones interpersonales, abriendo espacios de comunicación abierta y propositiva que permitan desarrollar el talento en pro del desempeño.
Los líderes necesitan encontrar un sentido, saber que su día a día tiene un fin más allá que el de solo producir resultados, necesitan saber que su aporte es valorado y reconocido y que están dejando huella.
Asumir la responsabilidad del liderazgo no es para todos, es igual de grande al de la paternidad, es reconocer las necesidades individuales del equipo y saber responder asertivamente a cada una de ellas, es saber identificar el potencial de cada persona y acompañarla en su camino de crecimiento, encaminándola en coherencia con los objetivos de la organización.
Liderar es asumir el compromiso con el desarrollo de otros, dejando muchas veces a un lado las necesidades propias por las del equipo y para eso se necesita valor. Inspirar a otros, acompañarlos, enseñarlos y prepararse para que que cuando crezcan no decidan irse sino quedarse para aportar todo lo que han aprendido.
El líder que se queda es ese que se enamoró de la empresa, que agradece lo que le enseñaron, pero a la vez el que se siente valorado y retado a ser cada vez mejor.
El líder que aporta valor es aquel que responde a los objetivos organizacionales con un mayor sentido y compromiso, ya que reconoce en su rol una responsabilidad mayor, la de desarrollar a otros, y la de la satisfacción personal de que su legado permanezca en el tiempo.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s